¿Es necesario el re-branding?

Últimamente, os hemos enseñado muchos ejemplos de re-branding de empresas, pero ¿qué hay que tener en cuenta antes de cambiar o renovar la marca?

Hoy os hacemos dos preguntas que son necesarias antes de plantearse un proceso de cambio de marca. Próximamente, os daremos algunas claves más.

1. ¿Realmente lo necesitas?

Si funciona, no lo toques. Los consumidores se identifican con la marca y su imagen corporativa y se convierten en defensores del producto. Por eso, si no es necesario y tu marca tiene éxito, no la cambies.

Un ejemplo: de Mr. Proper a Don Limpio. Mr. Proper funcionaba muy bien. Incluso ahora, los consumidores, sobretodo los de más edad, siguen refiriéndose al producto por su antiguo nombre.
Mr-proper-es-don-limpio

2. ¿Cumplirá con las expectativas?

Si lo nuevo supera a lo anterior, adelante. El nuevo logo, color, nombre… tiene que igualar al anterior y además superarlo. Si va a ser inferior será uno de los motivos claves por el cual el re-branding fracasará.

Un ejemplo: Los zumos tropicana cambiaron su logo y su packaging, lo que desconcertó a los consumidores y sus ventas cayeron un 20% porque no lo diferenciaban de la marca blanca. Al final, Tropicana optó por volver a lo antiguo, que funcionaba.

tropicana