¡No es lo que parece!

El packaging no se trata simplemente de hacer diseños bonitos de botellas y envases, es una parte más de la marca y la manera en que se presenta el producto en el mercado determina gran parte de su éxito.

El diseño está al servicio del producto, lo identifica, lo hace único y lo diferencia de la competencia. El packaging es el último factor en la venta y por ello debe seducirnos convirtiéndose en el vendedor silencioso del producto.

Golosinas convertidas en dentaduras, frutas que parecen píldoras, salchichas como dedos, vodka en forma de tronco… Hemos reunido unos cuantos ejemplos de packaging poco convencionales que no son lo que parecen, con tal de llamar nuestra atención o demostrar sus cualidades, ¿impactan o no?